CORONAVIRUS Y BICICLETAS ¿SÍ O NO?

 

 

Surgen muchas dudas y preguntas estos días con respecto al uso de la bicicleta como medio de transporte, obviamente no para pasear ni para hacer deporte. Nosotros, tras unos días de confinamiento, por responsabilidad y porque vivimos inmersos en el mundo de las bicis, hemos elaborado este artículo que creemos muy necesario, con información muy importante para el día a día durante este periodo.

 

Recordamos que en estos días lo más importante es quedarnos en casa, sin embargo hay personas que seguirán teniendo que salir a la calle para ir a trabajar, e incluso algunas en primera línea de acción por y para nuestra salud, en hospitales, residencias y servicios de primera necesidad para todos, por lo que esta información les será de gran utilidad.

¡Gracias a todas por seguir luchando!

 

Pues bien, lo primero que nos preguntamos es ¿podemos utilizar la bici?

 

Para responder a esta pregunta debemos consultar la normativa oficial más actual, el Real Decreto 463/2020, de 14 de Marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19.

En dicho Real Decreto encontramos el Artículo 7 Limitación de la libertad de circulación de las personas. Este presenta varios puntos que nos ayudarán a comprender la situación, en el punto 1 de este artículo  podemos comprobar cuáles son los motivos por los que está permitido salir a la calle, y en el punto 2 se hace referencia al uso de vehículos particulares (recordemos que la bicicleta es un vehículo y que como tal debe respetar la normativa de circulación ordenada por la Dirección General de Tráfico, DGT).

 


Artículo 7. Limitación de la libertad de circulación de las personas.


1. Durante la vigencia del estado de alarma las personas únicamente podrán circular por las vías de uso público para la realización de las siguientes actividades:

a) Adquisición de alimentos, productos farmacéuticos y de primera necesidad.

b) Asistencia a centros, servicios y establecimientos sanitarios.

c) Desplazamiento al lugar de trabajo para efectuar su prestación laboral, profesional o empresarial.

d) Retorno al lugar de residencia habitual.

e) Asistencia y cuidado a mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables.

f) Desplazamiento a entidades financieras y de seguros.

g) Por causa de fuerza mayor o situación de necesidad.

h) Cualquier otra actividad de análoga naturaleza que habrá de hacerse individualmente, salvo que se acompañe a personas con discapacidad o por otra causa justificada.


2. Igualmente, se permitirá la circulación de vehículos particulares por las vías de uso público para la realización de las actividades referidas en el apartado anterior o para el repostaje en gasolineras o estaciones de servicio.


3. En todo caso, en cualquier desplazamiento deberán respetarse las recomendaciones y obligaciones dictadas por las autoridades sanitarias.


 

Además de cumplir con la normativa vigente, recomendamos reducir todo lo posible el número de desplazamientos así como el recorrido de los mismos, minimizando el tiempo de circulación por la ciudad. Es importante que cada desplazamiento esté debidamente justificado con la documentación correspondiente en cada caso, como el ticket de compra, resguardo del banco, certificado de empresa o tarjeta de empleado, etc.

Los desplazamientos han de realizarse individualmente, algo que también se define en el Real Decreto, respetando los hábitos personales de prevención como la distancia de seguridad y atendiendo en todo momento a las indicaciones de las autoridades pertinentes.

 

Además recomendamos usar lo que hemos llamado un “EPI para ciclistas” (Equipo de Protección Individual), muy sencillo y eficaz:

Guantes, desechables o de tela (estos los lavaremos después de su uso con jabón o lejía).

Mascarilla para prevenir el contagio por inhalación.

Gafas para prevenir el contagio del virus por contacto con partículas en el aire.

 

 

 

Pero hay algo más que tenemos que saber, no se trata sólo de usar o no la bici… vamos un poco más allá. ¿Qué debemos saber si utilizamos la bicicleta?

 

La bici, una vez más, es una buena aliada de nuestra salud, ya que si nos desplazamos en bici el contacto con otras personas es menor que si vamos en autobús, por ejemplo. Reducimos así la probabilidad de contagio y propagación del virus.

Sin embargo, la bicicleta es un objeto construido principalmente por metal y plásticos, y los últimos estudios indican que el coronavirus Covid-19 puede sobrevivir hasta 72 horas sobre superficies de acero, plástico o cartón, según un estudio publicado hace unos días en New England Journal of Medicine (el 17 de Marzo de 2020)

https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMc2004973

Los investigadores han determinado que el plástico y el acero son las dos superficies sobre las que mayor tiempo puede vivir el coronavirus, llegando a permanecer días sobre estos objetos.

 

¿Qué significa esto?

 

Queda claro que debemos mantener nuestra bici limpia y desinfectada, extremando la precaución y limpiándola después de cada uso en la calle, más aún si se aparca en zonas de riesgo como hospitales o en zonas muy concurridas.

 

¿Cómo limpiar estas partes de la bici?

 

Las superficies que solemos tocar suelen ser manillar, puños, frenos, timbre, soportes, accesorios (portabidón, aunque no debemos usar bidón estos días), partes del cuadro, sillín, pedales y candado. Rociaremos estas partes con productos de limpieza con base alcohol como hidroalcohol o bien con agua y jabón, dejando actuar entre 5 y 15 minutos para que la desinfección tenga efecto, posteriormente frotaremos bien y retiraremos todo el producto con papel desechable o con una bayeta que luego lavaremos con lejía, según los consejos de desinfección de materiales del Centro Nacional de Microbiología (CNM).

 

Ahora bien, no todas las bicicletas son recomendables… Debemos distinguir entre bicicleta particular/privada y bicicleta compartida.

 

En muchas ciudades del mundo encontramos sistemas de bicicletas compartidas que  utilizan millones de usuarios a diario. Las bicis compartidas son objetos que pasan de mano en mano, y su desinfección y limpieza no se puede garantizar en ningún caso ya que se tendrían que limpiar después de cada uso como ya hemos comentado. Esto requiere mayor esfuerzo y poner en riesgo a más personal de limpieza.

Por ejemplo, vemos que en Barcelona y Madrid ya se han tomado medidas preventivas suspendiendo los servicios de bici compartida (Bicing y BiciMAD). En Cádiz, por ejemplo, también se ha suspendido el servicio de las motocicletas de alquiler compartidas (Muving).

Aunque haya ciudades del mundo que hayan tomado decisiones absolutamente contrarias, como Nueva York o Berlín, aconsejando el uso de los servicios de movilidad compartida, debemos tener en cuenta que cada ciudad se encuentra en una fase de contagio del Covid-19 diferente por lo que probablemente pronto veamos cambios en sus decisiones.

 

Hemos elaborado este artículo con la información científica disponible más actualizada en lo que respecta al Covid-19, y consultando las recientes instrucciones del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social (MSCBS), llegando a las siguientes conclusiones:

 

La bicicleta sigue siendo nuestra mejor amiga y sí se puede utilizar, siempre siguiendo el Real Decreto 463/2020, circulando en solitario, protegidos con nuestro “EPI para ciclistas” y desinfectando la bici después de cada uso. Nuestra bicicleta es un objeto de uso personal e intransferible… ¡y más en estos casos!

 

 

#quédateencasa y ¡Todo irá sobre ruedas!

 

 

Debs

administrator

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *